Make your own free website on Tripod.com

ESPELEO RESCATE MÉXICO

Reporte de Accidente en "La Joya" SLP, 10 de Enero del 2004

La Joya se encuentra en las cercanías del poblado Estación Ventura perteneciente al Municipio de Villa de Arista en San Luis Potosí. Toda esta zona es semiárida. En medio de todo esto se encuentra una depresión de aproximadamente 400m de profundidad en su parte más profunda y mas de 500m de diámetro. Aunque no estoy seguro, dicen que este lugar fue formado por la caída de un meteorito. De hecho existen muchas leyendas al respecto, tales como la existencia de gemas y  descenso de ovnis en el lugar, etc.

Pues bien, por la mañana del sábado 10 de Enero, visitaron el lugar algunos jóvenes con la intención de explorar una cueva que se encuentra sobre una de las paredes de La Joya. Esta cueva se encuentra a la mitad de la pared frontal que aparece en la segunda foto de este reporte, a 120mts de la parte superior.

A eso de las 11 de la mañana uno de los jóvenes casi llegaba a la cueva cuando resbaló y cayó aproximadamente 9m lesionándose severamente una de las extremidades inferiores.

Uno de sus amigos que se encontraba en la parte superior se percató del accidente y fue a buscar ayuda. Encontró a 2 elementos de la Policía Estatal y estos se encargaron de solicitar auxilio a Cruz Roja Mexicana en San Luis Potosí.

El personal de la Sección de EspeleoSocorro de Cruz Roja Mexicana, que asimismo pertenece a EspeleoRescate México en San Luis Potosí fuimos notificados a las 3 de la tarde. A las 3:30 salimos al lugar del incidente a bordo de 3 vehículos: 2 unidades de rescate y una ambulancia.

Nos acompañaban además 2 vehículos de la Policía Estatal y 1 más de prensa. Por la complejidad del terreno y el desconocimiento del lugar preciso tardamos casi 2 horas en llegar al lugar del accidente, a pesar de la cercanía, ya que este sitio se encuentra realmente como a 50km de la ciudad capital.

Del sitio donde llegan los vehículos, tuvimos que avanzar a pie 2km para llegar al lugar desde donde se iniciarían las maniobras de rescate. Estábamos por encima del lesionado pero desconocíamos la profundidad real. Bajaron dos compañeros con canastilla, equipo de inmovilización, comunicación y trauma-kit para revisar, atender y estabilizar al lesionado y a su acompañante y proporcionar más información al Puesto de Mando.

La profundidad a la que se encontraba el lesionado resultó ser de 120m. En la parte de arriba quedó un grupo para realizar el armado del sistema de rescate, y un grupo más en las unidades de rescate para manejar la información que emanara, así como el apoyo de las spot lights hacia la pared donde se encontraba el lesionado, ya que debido a la hora, las maniobras de rescate se iban a realizar de noche.
 

El joven que cayó presentaba las siguientes lesiones: traumatismo cráneo-encefálico y facial (glasgow de 14), fractura en fémur derecho, fractura en tibia y peroné izquierdos, así como hipotermia, ya que la temperatura en el lugar era en ese momento de 8 °C, aunque más tarde, por la noche la temperatura descendió a 2 °C debido al fuerte viento que imperaba en el lugar.

Se le inmovilizaron las fracturas con 1 férula de tracción y otra neumática, además de la inmovilización profiláctica con férula cervico-dorsal, sujetador araña, sujetadores de cráneo y collarín. Su acompañante, un niño de 13 años de edad no presentaba ninguna lesión.

El lugar en el que se encontraban dificultó las maniobras de inmovilización por estar muy inestable, además, aún había como 100m más de profundidad, por lo que las maniobras de atención resultaron ser un poco lentas debido a las medidas de seguridad extras que tuvieron que tomarse (amén de la gran cantidad de cactáceas presentes, que dificultaban las maniobras).

Se colocaron dos líneas de progresión para los rescatistas y debido a las características del lugar y número de participantes, se optó por armar un sistema de tracción con ventaja mecánica teórica de 3:1 (E-Z Rig) y un anclaje aparte para línea de belay controlada por un nudo dinámico (münter hitch).

Todos los anclajes eran pre-tensionados y estaban respaldados de manera independiente. Se eligió este tipo de anclaje debido a la escasez de anclajes naturales y a la casi imposibilidad de colocar spits debido a la mala calidad de la roca.

El primero en salir fue el lesionado acompañado por un rescatista (en cuerda paralela y ascenso propio). Abajo quedó el otro rescatista acompañando al niño. El lesionado (masculino de 26 años de edad) fue transportado a la ambulancia para continuar con su atención (se le administraron soluciones parenterales precalentadas, monitoreo electrocardiográfico y de oximetría), mientras se armaba nuevamente el sistema para extraer al niño, que aunque tan sólo tenía 13 de años de edad, pesaba algo así como 75kg.

Habiendo salido el niño y nuestro compañero procedimos a desarmar los sistemas y guardar el equipo, de tal forma que a las 12 de la noche ya estábamos de regreso en el lugar donde se encontraban los vehículos.
 
El servicio terminó a las 2 de la mañana (esto es, todo el personal de regreso en la base de Cruz Roja).

Personal participante:
 
EspeleoSocorro de Cruz Roja Mexicana: 11 elementos
- Espeleo Rescate México: 2 elementos (Omar Carrizales Varela y un servidor). Aunque hay que mencionar que en la delegación se encontraban 3 miembros más de Cruz Roja Mexicana y EspeleoRescate México en caso de requerirse más apoyo (Ricardo Sierra Rivera, Ricardo Zaragoza Trejo y Eduardo Ramírez Martines).
- Seguridad Pública del Estado: 2 elementos.
 - Las maniobras efectivas de rescate fueron de las 6 de la tarde a las 10 de la noche.
- El lesionado fue atendido en una clínica particular y habiéndole reducido las fracturas fue dado de alta el siguiente miércoles 14 por la tarde.

Antonio Aguirre Álvarez

Fotografías: Arturo Contreras

Página principal