Make your own free website on Tripod.com

ESPELEO RESCATE MÉXICO

Reporte del Operativo de Rescate "Saraos" en Chiapas, Noviembre del 2004

INFORMACION PRELIMINAR

02-Noviembre

Por la tarde del martes 2 del presente mes, me encontraba en la Sierra de Álvarez marcando unos puntos para una práctica de Trekking con el grupo de SLP. A las 1800hrs de regreso y a 25Km de la ciudad me contacta vía telefónica Ricardo Sierra (ERM-SLP) para comunicarme de la solicitud de apoyo de CRM-Chiapas para el rescate de dos niños que se encontraban atrapados en un Sótano en el área de Palenque. Casi al instante, sobre la carretera me intercepta Ricardo Zaragoza (ERM-SLP) en su camioneta para comunicarme lo mismo. El sabía donde me encontraba por lo que al no contactarme vía telefónica decidió buscarme personalmente.

Ante esto, contacto a Omar Carrizalez (ERM-SLP) quien había recibido la solicitud de apoyo a las 1630hrs, comunicándome que ya tenia todo listo para partir a las 2000hrs. Sin más información, tan solo me detuve en mi domicilio para recoger mis cosas y mandar la señal de alerta al foro de  ERM.

EL TRASLADO

5 elementos (2 de ERM-CRMSLP y 3 de la sección de EspeleoSocorro de Cruz Roja en SLP) partimos en dos vehículos de Cruz Roja hacia la ciudad de México. Allí recogimos a 6 elementos más de Cruz Roja, 1 de Base Draco y otro más de Protección Civil del DF. A las 0000hrs partimos con rumbo a la ciudad de Villahermosa Tab. donde según informes preliminares se nos trasladaría al  sitio del accidente a bordo de un helicóptero de la PGR.

03-Noviembre

Como a las 0800hrs, en el entronque de la carretera Veracruz-Villahermosa la Pick-Up que traía a mi cargo presento una falla mecánica que me impidió continuar el viaje. Me quedé en el lugar con 4 elementos más de CRM esperando apoyo mecánico de la delegación de Cruz Roja en Veracruz, mientras el resto del grupo siguió el viaje rumbo a Villahermosa. Posteriormente me enteré que este grupo optó por dirigirse directamente a Tuxtla Gutiérrez, Chis. donde los trasladaron a Palenque en avioneta y de allí en helicóptero al sitio del accidente.

Un vehículo de Cruz Roja de Veracruz nos apoyó arrastrando la Pick-Up y a eso de las 1400hrs nos trasladaron a Palenque a bordo de una ambulancia, llegando a ese lugar alrededor de las 2400hrs. De allí nos trasladamos en la misma ambulancia al sitio del accidente llegando a Jashib a eso de la 0100hrs, reportándonos en el Puesto de Mando que Cruz Roja había instalado en una escuela en la misma comunidad.

Uno de los traductores que periódicamente entraba en la cueva, menciono haber platicado solo con el mayor de los niños... que le dijo que su hermanito estaba dormido y que no se había despertado desde en la mañana...

LA INFORMACION-II

04-Noviembre

Se nos proporcionaron los pormenores del accidente: El papá y sus dos hijos se encontraban cazando tepezcuintles por la noche del domingo del 31 de Octubre. Su plan consistía en espantar a estos animales con la ayuda de un perro para que estos se introdujeran en la cueva por la entrada sur y el los esperaba en la entrada norte. Cuando estos salían los mataba con su machete. Esa noche el animal herido se regreso nuevamente a la cueva y se introdujo en un angosto pasaje por lo que mando al menor de sus hijos para intentar sacarlo. Al ver que su hijo no regresaba mandó al segundo de sus hijos para ver que pasaba. Al no regresar tampoco, fue a su casa a buscar a otro de sus hijos, mayor que los anteriores. Este se introdujo, pero al notar lo estrecho del pasaje decidió salir. Entre familiares y vecinos intentaron sacar a los niños, pero al no obtener éxito decidieron solicitar auxilio a la policía. Estos a su vez solicitaron el apoyo de Cruz Roja. Las maniobras de rescate comenzaron el día lunes por la tarde, siendo el primer grupo en entrar la sección de EspeleoSocorro de Tuxtla Gutiérrez (ERM-Chis), San Cristóbal de las Casas y Socorristas de Palenque de Cruz Roja. La persona que más había logrado avanzar era Flor, una joven rescatista del grupo de EspeleoSocorro de San Cristóbal de las Casas, Chis. que se había retirado por sentirse mal.

Según costumbres locales, el cazar por la noche estaba prohibido. Cazar más de 5 Tepezcuintles también estaba prohibido. El papá tenía tiempo ya de estar cazando de noche y siempre mas de 5 animales cada vez, por lo que no era bien visto por la comunidad...

Además del personal de Protección Civil, se encontraban elementos de la Policía Sectorial. Su función era crear un cerco alrededor del área de trabajo. Esto era difícil ya que en una tarde se llegaron a juntar hasta 3000 personas. También colaboraron en otras funciones tales como despejar la ruta de acceso a la cueva; con ayuda de troncos y palas crearon escalones par facilitar el acceso a la cueva, etc. Su disposición fue total.

EL PLAN DE TRABAJO

En el Puesto de Mando se encontraban 2 elementos de ERM del estado de Chiapas: Salvador Rodríguez Pola y Ulises García Zorrilla. Nos informan que Protección Civil del estado de Chiapas estaba a cargo del operativo. Que se estaba ampliando el pasaje donde estaban los niños con ayuda de herramienta hidráulica y que los grupos trabajaban en turnos de 90 minutos. Dado que habíamos dormido lo suficiente en el camino, decidimos dirigirnos a la cueva para apoyar en las maniobras y relevar a Omar (ERM-SLP) dado que ya tenia un buen rato trabajando.

Estando en el lugar, se me informa que ya estaban listos suficientes grupos de trabajo para cubrir toda la noche, por lo que opté por dormir en la entrada a la cueva por si se llegase a requerir de mi apoyo.

En el lugar se encontraba personal de PEMEX con indicaciones de proporcionar todo el apoyo posible, tanto humano como material. Estaban presentes geólogos, topógrafos y perforadores con bastante herramienta pesada. Teniendo en cuenta esto, una de las opciones era perforar un túnel perpendicular al pasaje para llegar a la U, pero dado el riesgo de derrumbe optamos por dejar esa opción para el final.

Otra opción que manejamos fue buscar entradas alternas a la cueva. Esta búsqueda se realizó con el apoyo de algunos lugareños, pero no encontramos ninguna entrada prometedora ni viable.

LA CUEVA

Esta se encuentra a 500mts de la comunidad. Un camino de terrecería muy lodoso lleva directamente a ella. A 100mts de ésta un arroyo atraviesa el camino. La entrada principal a Jashib es una dolina (A) de 7mts de profundidad aproximadamente que se puede desescalar sin problemas  hasta (B). Hacia el sur se encuentra una bóveda de 3mts de altura con techo descendente y algunos charcos de temporal. Más hacia el sur se encuentra una entrada a la cueva. Hacia el Norte se encuentra un laminador con una altura de 60cm de altura, una longitud de 8mts aproximadamente con una suave pendiente de 5-10 grados. Al final del laminador se encuentra un área suficientemente grande  que permite estar hasta 5-6 personas sentadas. A un lado una pequeña chimenea de 2mts de altura bajo la cual se encuentra un pequeño derrumbe que conduce a otra salida de la cueva.

Enfrente de la chimenea, al oeste del final del laminador (C) se encuentra un pasaje angosto de 50cm de altura y 1mt de ancho y 10mts de longitud, dividido en T1, T2 y T3, en función de la altura. En el área correspondiente a T1 se colocaron dos focos F1, F2 para facilitar las maniobras. Más adelante la altura disminuye así como el ancho del pasaje. T2 presenta un techo mas bajo que T1 y T3 aun más. De esta manera continúa con una inclinación de entre 15 y 20 grados hasta el final de T3 que presenta un giro a la izquierda (U), lugar en el que solo los más delgados y de baja estatura pudieron pasar. De ahí en adelante el pasaje continúa estrechándose aun más hasta la zona mas apartada que pudimos acceder (X).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LAS MANIOBRAS

Las maniobras iniciales consistían en ampliar el pasaje para poder pasar y localizar a los niños. Al principio se utilizaron herramientas hidráulicas, pero más adelante solos se pudo continuar con martillo y cincel. Después de la (U) las maniobras se efectuaban tan solo con las manos dado lo angosto del pasaje. Ya que las personas que llegaban hasta el punto (D) no podían trabajar con herramientas, raspaban el piso lodoso con las manos para intentar ampliar la altura del pasaje. El material que quitaban lo arrastraban para pasarlo a los que estaban detrás. Es claro que estas maniobras eran lentas y cansadas dado lo viciado que se encontraba el aire. Varios compañeros que trabajaban en el pasaje manifestaron haber escuchado hablar, llorar e incluso vomitar a los niños. En una ocasión, creyendo estar cerca de ellos, se les lanzo algo de comida y suero fisiológico con la esperanza de que lo alcanzaran. Posteriormente, habiendo llegado al punto (D) se encontraron intactos los alimentos y el suero, comprobando que los niños no lo habían alcanzado. En todo este tiempo, a pesar de oírlos, nunca se tuvo contacto visual con ellos.

Uno de los “mayores” de la comunidad nos comento que nunca los íbamos a encontrar. La cueva estaba jugando con ustedes nos decía... cuando crean estar cerca, los moverá y así seguirá jugando… pero no insistan mucho porque la cueva se puede enojarse y no los dejara salir… Si quieren que salgan los niños, deberán cambiarlos por el padre… Pero la cueva no les dará a los dos niños… se quedara con uno... que entre el padre si quieren salvar a uno de los niños...

En muchas ocasiones, dada la cercanía con que se escuchaban los niños, creíamos estar tan solo a escasos centímetros de ellos, pero al lograr avanzar un poco más en el pasaje, no lográbamos verlos. Lo mas cerca que estuve fue a la altura del segundo foco, y debo confesar que jamás los escuché, supongo que me encontraba lejos aun.

Uno de los aspectos que más cansaba al equipo de rescate era lo viciado del aire por lo que solicitamos equipo para realizar una ventilación forzada. De momento, el personal de PEMEX tan solo proporcionó 2 equipos de respiración autónoma consistentes en 2 tanques de aire. Se conectaron los tanques en cascada y se introdujo una manguera para que el personal de punta ventilara el sitio, pero, es claro que este aire duró poco.

Los niños comían de su excremento y bebían agua contaminada con su orina. La hipotermia era importante y más aun la deshidratación, ya que el agua que bebían no contenía electrolitos. Dos médicos estaban de guardia permanente y el diagnóstico que daban era que los niños podían durar vivos todavía 48hrs mas, pero tendrían daño renal severo.

En una ocasión, uno de los traductores entró para hablar con los niños y esto fue lo que nos dijo: los niños se encuentran bien, dicen tener frió, hambre y mucho miedo, pero están bien. Les pregunte que porque no se salían, que si estaban atorados y me contestaron que no estaban atorados, que estaban parados en un charco de agua pero que la cueva no los dejaba salir, "La cueva quiere que entre mi papá a sacarnos..., el nos metió, así es que el debe de entrar por nosotros... que solo así nos dejara salir..."

LA INUNDACIÓN

El jueves por la mañana llego una compañera de Cruz Roja de Villahermosa (Martha), de complexión delgada y baja estatura. Inspeccionó el pasaje hasta (D), y solicitó que ampliáramos 60cms más, suficiente según ella, para llegar a los niños. Esto lo dijo debido a que creyó oírlos muy cerca. El grupo trabajó duro con esta esperanza y amplió más el pasaje. Volvió a entrar Martha pero al pasar la zona (D) (que nadie había llegado) se topó con otra pared que giraba nuevamente hacia la izquierda.

Posterior al último intento de Martha a eso de las 2100hrs yo estaba a cargo en la entrada de la cueva. No estaba nadie trabajando en ese momento ya que se habían presentado algunos problemas con la comunidad ya que decían que lo único que queríamos era sacar el oro que estaba escondido allí dentro. Tres lugareños insistieron en entrar para ver lo que estábamos haciendo. Ante la insistencia decidí aceptar que entraran dos de ellos. Al salir, mencionaron haber platicado con los dos niños... que tenían mucha hambre y frío pero que estaban bien, esperando que los sacáramos... Confirmaron que no se podía pasar y que no había ningún oro. Me dijeron que eso era lo que querían saber y que iban a comunicar a la comunidad para que nos dejaran trabajar sin problemas.

Esa noche, mientras los lugareños entraban para ver lo que estábamos haciendo, estuve platicando con un tío de los niños y me decía: “… Discúlpame si hablo mal, pero me pregunto: ¿Qué hacían los niños allí dentro? Todos conocemos la cueva y ese hoyo no existía. Mi hermano hizo mucho mal y la cueva solo esta tomando lo que le pertenece… Si ofendes al propietario (Sr. de las cuevas) tienes que pagarle con lo que mas quieres… Creo que mi hermano esta pagando. Lo que quiere la cueva es a mi hermano. Para que los niños salgan, debe de entrar él, solo así dejará salir a los niños…

Continuamos trabajando y yo seguí platicando con el tío de los niños cuando comenzó la lluvia. Debido al riesgo de una crecida suspendimos las maniobras, indicándole al personal que se retirara a descansar hasta nuevo aviso. En dos ocasiones, el encargado de la comunicación con el Puesto de Mando me indico que requerían de mi presencia, pero dado la interesante platica, le indique que me dieran tan solo unos minutos más. El agua comenzó a escurrir dentro de la cueva por los escalones que la policía había instalado. Construimos un dique para desviar el agua hacia la entrada sur. Con unas cubetas comenzamos a desalojar el charco que se había formado en (B). Ya habíamos inspeccionado la zona del pasaje (C) y no había entrado agua. Mientras un grupo continuaba desalojando el agua procedí a inspeccionar el pasaje hasta (F2) cuando me percate de la presencia de agua en el lugar. Fue cuando me di cuenta que el nivel freático se había elevado de tal manera que el agua salía del pasaje. En ese momento no lo entendí bien, sino hasta más tarde, que en ese momento el lugar donde estaban los niños debería de estar inundado, ya que la parte más lejana a la que habíamos llegado se encontraba como a 1-2mts de desnivel respecto a (B).

El agua continuó saliendo llegando a (B). Aunado al agua que caía debido a la lluvia, rápidamente alcanzo nuestras rodillas de manera que decidimos salir, ya que nada podíamos hacer. En cuestión de 1hr el agua inundo totalmente la cueva tapando la entrada principal.

En el lugar tan solo nos encontrábamos presentes un servidor, otro de Protección Civil, Bomberos de Yucatán, elementos de la Policía Sectorial y un reportero y camarógrafo de Televisa. Ya no estaba la gente de la comunidad y todos los demás participantes del rescate estaban descansando, ya que las maniobras las suspendimos debido al riesgo de una crecida precisamente.

Quise comunicar esto al campamento base pero no estaba la persona a cargo del radio, ya que lo había mandado para cambiar de pilas al radio. El tío de uno de los niños y otra persona mas nos dispusimos a ir a la zona del campamento, pero al llegar al pequeño arroyo nos encontramos con que se había convertido en un río de 10mts de diámetro con fuerte corriente. Intentamos cruzarlo pero el nivel del agua nos llegaba al cuello y la fuerte corriente nos lo impedía. Decidimos regresar a la cueva a esperar que el nivel del río bajara.

En la cueva, en cuestión de 90 minutos el nivel bajo rápidamente permitiéndonos entrar nuevamente para revisar el pasaje hasta (F2). Este se encontraba lleno de lodo. Dado que la lluvia tan solo disminuyo de intensidad, decidimos esperar a que la lluvia cesara completamente para entrar y hacer una evaluación del daño que la lluvia pudiera haber provocado dentro del pasaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TERMINO DE MANIOBRAS

05-Noviembre

Como la lluvia no ceso, a eso de las 0300hrs nos dirigimos nuevamente al río para ver la posibilidad de cruzarlo y en el lugar nos encontramos a varios elementos del grupo de espeleología Jaguares de Tuxtla Gutiérrez. Habían instalado una cuerda y ahora era posible el paso.

Mientras todo esto sucedía, un elemento de la Policía Sectorial quien es oriundo y conoce el dialecto tzeltal paso la información al puesto de mando de que la comunidad estaba preparando “algo” contra el grupo de rescate. Su intención era secuestrar a 1 o 2 de los rescatistas y mantenerlos hasta que no sacáramos con vida a los niños. Ante esta noticia, la Policía Sectorial nos sugirió enérgicamente que todos abandonáramos el área.

Al llegar  al Puesto de Mando, además de dar la noticia, tan solo pensaba en quitarme toda la ropa y dormir un poco. Mi sorpresa fue encontrar a todos despiertos y listos para partir. Me informaron acerca del plan de la comunidad y yo me resistí un poco a retirarnos debido a que la gente que entró a verificar nuestro trabajo me aseguró que podíamos trabajar tranquilos. Creo que realmente lo que me impulsaba a quedarme era el extremo cansancio y frío que tenia en ese momento, pero ante el riesgo, la poca probabilidad de vida de los niños pasó a estar en segundo término, anteponiéndose la seguridad de todos los elementos de rescate presentes.

Un grupo de Policías armados y sin lámparas (por indicación de ellos)  nos escoltaron hasta la carretera que se encontraba a 400mts del Puesto de Mando. Allí colocamos nuestras maletas en vehículos de Cruz Roja y nos trasladaron a la ciudad de Palenque. A excepción de uno, los elementos de Protección Civil se retiraron en vehículos de dicho organismo, de tal manera que en el área de la cueva tan solo se quedaron los elementos de la Policía Sectorial y los enviados de Televisa que no quisieron cruzar el río por el riesgo de dañar las cámaras. Casi a las 6 de la mañana llegamos a las instalaciones de Cruz Roja, lugar donde nos cambiamos de ropa y descansamos por espacio de 2hr.

En Palenque, habiendo desayunado, realizamos una evaluación de lo acontecido y decidimos retirarnos del operativo. Nos trasladamos a Villahermosa para dejar a la compañera Martha y de allí nos trasladamos a Tuxtla Gutiérrez para reportarnos ante las autoridades de Cruz Roja.

06-Noviembre

Dormimos en ese sitio y al día siguiente después de elaborar y entregar los correspondientes reportes partimos hacia el DF a las 2100hrs.

07-Noviembre

Llegamos al D.F. a las 0800hrs dejando al personal local, partiendo inmediatamente a SLP, arribando a las 1600hrs del día domingo.

Antonio Aguirre Álvarez

Página principal